Sensibilidad química múltiple

Califica este articulo!

Introducción

La contaminación con frecuencia afecta las grandes ciudades, generando un sinfín de enfermedades. Muchas de las cuales son de baja prevalencia, es decir, afectan a un grupo pequeño de personas. Una de estas enfermedades es la que conocemos con el nombre de sensibilidad química múltiple (SQM), este tipo de padecimiento se caracteriza por ser real y no psicológico, de evolución crónica y al mismo tiempo persistente. Es de hacer notar que, esta patología provoca en quienes la padecen cierta intolerancia a las sustancias químicas que se encuentran dispersas en el medio ambiente y que con frecuencia son bien tolerada por otras personas.

Este tipo de patología es adquirida y en muchas ocasiones se convierte en invalidante, afecta principalmente al Sistema Nervioso Central (SNC) y a las emociones. Es de hacer notar que, esta patología recibe otros nombres como: intolerancia ambiental idiopática, enfermedad medioambiental.

Esta patología también puede ser definida como, una especie de síndrome de sensibilización a nivel central, que se presenta luego de que una persona ha estado expuesta a una dosis muy baja agentes químicos ambientales en comparación con la dosis considerada como tóxica.

Esta patología es conocida desde los años 50, sin embargo aún este padecimiento no ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a pesar que a día de hoy existen algunos respaldos literarios científicos sobre este padecimiento. En los últimos años se ha observado un crecimiento exponencial de este síndrome, afectando cada vez más a gente más joven. Además ha sido reconocida por países como Alemania, Austria, Japón y España.

Historia de esta patología

Este trastorno fue descrito en el año 1950, por Theron G Randolph, como una enfermedad que se podía identificar. Justo en esa ocasión, ya había sido expulsado de la Universidad Northwestern. Además señala Theron que, esta patología se trataba de un desorden crónico de tipo multisistémico, el cual se caracteriza por presentar síntomas muy diversos aparentemente causados por una reacción que tiene el organismo a sustancias presentes en el medio ambiente o en los alimentos.

Las teorías de Theron, fueron desechadas por especialistas en el área de las alergias y de la toxicología. Posteriormente en el año 1965 Theron fundó la Sociedad de Ecología Clínica. Años más tardes, específicamente en 1984, paso a conocerse la Academia Americana de Medicina Ambiental.

Parael año 1987, Cullen, de nacionalidad estadounidense,y profesor perteneciente a la especialidad de medicina, estableció siete criterios que permiten hacer un diagnóstico de esta patología, así como también sugirió el término de Sensibilidad química múltiple. Dentro de los sietes criterios se incluye el hecho de que se puede evidenciar presencia de productos químicos en el ambiente, o que los órganos se encuentren afectados.

Epidemiología de la SQM

Como este padecimiento aún no ha sido reconocido como tal, son muy pocos los datos que se conocen acerca de ella. En España hasta ahora no hay documentación sobre este padecimiento; sin embargo, se estima que el porcentaje de afectación a nivel de la población oscila entre el 0,5% y el 12%. Además en Canadá de acuerdo con estadísticas arrojadas por el “Environmental Health Association of Québec”, se ha estimado que la población que se encuentra afectada por esta patología oscila entre un 2,4%.En el caso de Estados Unidos, el grado de afectación poblacional gira en torno al 3,5% según el investigador Martin L. Pall, PhD.

Este padecimiento pasó de ser considerada como una enfermedad rara (menos del 0,05%) a convertirse en una enfermedad emergente y oculta.

Diagnóstico del SQM

Hasta la fecha, no se ha establecido ninguna prueba diagnóstica específica para su diagnóstico. De hecho, muchas veces resulta complicado establecer el diagnóstico, ya que esta patología presenta síntomas no específicos, similares a los de otros padecimientos, razón por la cual la sintomatología a menudo no puede ser utilizada para su diagnóstico.

Con la realización de una exploración física, pueden los galenos recolectar una serie de datos que le permitan tener una idea de cuál puede ser la causa que da lugar al desarrollo de dicho padecimiento.

Además a través de la realización de una especie de encuesta, se pueden conocer las condiciones y el ambiente en el que se desenvuelven los pacientes. Para la realización de esta encuesta se utiliza un conjunto de cuestionarios como: UTHS (Encuesta de salud de la Universidad de Toronto), el IEISI (Inventario de Síntomas de Intolerancia Ambiental Idiopática), el EESI (Inventario de Exposición y Sensibilidad Ambiental).

La valoración de los síntomas que describe el paciente, sirve para descartar la existencia de otras posibles enfermedades. Además existe un conjunto de seis (6) criterios que han establecido los investigadores con la finalidad de identificar este síndrome. Los criterios son los siguientes:

  • Determinar si se trata de una enfermedad crónica.
  • Exponer al paciente al posible agente causal, y observar si los síntomas se reproducen.
  • Exposiciones a muy bajas concentraciones del agente causal, favorecen el desarrollo de los síntomas.
  • Una vez que se eliminan las sustancias causantes del padecimiento, desaparecen los síntomas o mejoran.
  • Son múltiples los órganos afectados.
  • Aparición de los síntomas frente a múltiples agentes químicos, sin que entre ellos exista relación.

Sensibilidad química múltiple y otras patologías

Existe una estrecha relación entre el SQM y otras patologías dentro de las que se incluyen la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica, de manera tal que suelen solaparse las unas con las otras en cuanto a los síntomas así como las dificultades diagnósticas y de tratamiento que se presentan al momento de tratarlas.

No solo con las patologías ya mencionadas tiende a confundirse este síndrome, sino también con: tiroiditis autoinmune, reflujo a nivel del estómago, asma bronquial, síndrome de intestino irritable, hígado graso, así como distintas patologías psiquiátricas dentro de los que se puede incluir la depresión o trastornos de ansiedad.

Síntomas de la sensibilidad química múltiple

Es importante tener en cuenta que, los síntomas asociados con esta patología son variados y numerosos y además van a depender de cada individuo así como los elementos a los que este esté expuesto, teniendo en cuenta que se destacan: la fatiga, variabilidad en los grados de dolor musculoesqueléticoa nivel generalizado, alteración del sueño, dolor de cabeza, mareos y vértigos, sensación de niebla mental, falta de concentración así como cambios en la memoria.

Otros de los síntomas comunes son: la sensación de tener fiebre, ansiedad y ataques de pánico. La variedad y cantidad de estos es debida a que a menudo se relaciona este síndrome con patologías como la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica. Los síntomas que se desarrollan con este síndrome suele ser de naturaleza crónica, presentándose una intensidad fluctuante.

También se pueden observar a nivel cutáneo, síntomas como: eccema, enrojecimiento, descamación o picor. A nivel respiratorio, se observa molestias nasales que incluyen: picor, escozor, sequedad, rinorrea, estornudos, molestias de garganta como: dolor al tragar y cambios de la voz, sensación de asfixia, tos seca, dolor en el pecho así como las palpitaciones.

En cuanto a los cambios que se presentan a nivel del aparato digestivo, tenemos: alteraciones en el gusto y sequedad en la boca, dolor luego de haber comido, diarrea, o estreñimiento en algunos casos, acompañado de náuseas y vómitos. Además en cuanto a la parte ocular, también se presentan molestias que incluyen: picor, lagrimeo, irritación ocular, sequedad ocular así como visión borrosa.

Factores de riesgo de la sensibilidad química múltiple

Como ya se mencionó esta es considerada como una enfermedad de sensibilización central. En este síndrome existe una hiperexcitabilidad a nivel del sistema nervioso central. De la misma manera, se presenta lo mismo con el sistema inmunológico, con lo cual se producen un conjunto de síntomas, los cuales en la mayoría de los casos desde el punto de vista de la intensidad son exagerados.

Es de hacer notar que, no existe una única causa responsable de la ocurrencia de este síndrome; es decir, para que esta patología se presente debe haber una combinaciónde factores. Dentro de los que podemos incluir, tanto genéticos, como ambientales y epigenéticos. En el caso de este último, cabe destacar que, nos referimos a factores ambientales que con frecuencia tienen una importante influencia en la expresión genética hasta unas pocas generaciones sin generar mutaciones.

Factores genéticos

La influencia de estos aún continua bajo investigación, sin embargo, ya se ha observado el desarrollo de polimorfismos asociados con enzimas, las cuales se encargan de metabolizar distintas sustancias  dentro de las que se pueden mencionar: la citocromo P450 reductasa, la N-acetiltransferasa, la superóxidodismutasa o la glutatión-S-transferasa.  Hasta ahora no se ha encontrado una relación estrecha entre la genética predisponente en sí y esta patología.

Factores epigenéticos

Dentro de este grupo de factores podemos mencionar, la exposición materna o de algún familiar a ciertos tóxicos, como el tabaco, y el estrés psicosocial materno en la etapa del embarazo. Estos actúan afectando la programación a nivel de los ejes neuroendocrinos de estrés del feto, pudiendo esto generar una cierta predisposición a la SQM.

Factores ambientales

Es importante tener en cuenta que, entre este grupo podemos incluir: una nutrición proinflamatoria, carencia de la lactancia materna, importante alteración de la flora microbiota, así como la presencia de un tipo de estrés psicosocial, y estos pueden provocar alteraciones de tipo neurofisiológico y neuroinmunoendocrino. Este tipo de factores han sido asociados con esta patología debido a que esta solo se ha observado en países desarrollados.

Tratamiento

Al igual que en el caso del diagnóstico, este padecimiento tampoco tiene ningún tratamiento específico, ya que no se conoce a ciencia cierta la base fisiopatológica de este, por lo que se recomienda la realización de tratamientos alternativos dentro de los que se incluyen: acudir a saunas, consumo de suplementos nutricionales, así como tratamiento desde el punto de vista de la homeopatía, debido a que estas opciones pueden mejorar los síntomas del paciente.

El tratamiento que se aplica a este síndrome, es en base a los síntomas que presente el paciente, es decir, se establece con la finalidad de aliviar los síntomas. Una vez que se identifica cual es el posible agente causal, se toman medidas para disminuir los síntomas, como evitar la exposición a los factores determinantes.

Hay situaciones en las que quienes padecen este síndrome necesitan realizar cambios o adaptaciones en su vivienda así como en su entorno, esto con la finalidad de disminuir el contacto con los factores que la afectan. Además se hace necesario la realización de un seguimiento y control de la evolución del paciente.

También es recomendable, realizar un control ambiental, con la finalidad de disminuir la exposición a agentes que puedan potenciar el desarrollo de los síntomas. Este control consiste en evitar entrar en contacto conlos productos a los cuales el paciente puede generar sensibilidad. No permanecer en espacios húmedos o propensos a gases y humos. En muchos casos, se hace necesario dejar el uso los productos de limpieza e higiene convencionales, por otros más ecológicos y que en la mayoría de los casos carezcan de perfume.

Otros de los cambios están relacionados con la alimentación, ya que el individuo debe decantarse por productos orgánicos y eliminar aquellos a los que muestra intolerancia. Los utensilios que utilice, deben carecer de toxicidad. Los líquidos, tanto para beber, como para el aseo personal, deben ser agua filtrada.

En los casos en los que el individuo, tenga que estar expuesto a ambientes que resulten tóxicos para su organismo, este debe hacer uso de mascarillas de carbón activo, purificadores de aire, el material de la ropa que usa debe ser orgánico, así como evitar ubicarse cerca de espacios con campos electromagnéticos. En el peor de los casos se hace necesario mudarse de la actual vivienda.

Prevención del SQM

Para poder tomar un conjunto de medidas que puedan evitar a futuro el desarrollo de este síndrome, se hace necesario evaluar cómo fue el desarrollo de este síndrome desde su nacimiento; es decir, se hace necesario conocer cómo fue su infancia: a nivel de lactancia materna, si existió exposición temprana a ambientes naturales o a animales domésticos, entre otros aspectos, los cuales permiten el desarrollo adecuado un sistema psiconeuroinmunológico saludable, con lo cual el individuo podrá afrontar de una forma correcta estímulos ambientales de todo tipo.

Referencias:

  1. Sensibilidad química múltiple. Wikipedia. Consultado en marzo de 2019.
  2. Multiple Chemical Sensitivity. Jonhs Hopkins Medicine Health Library. Consultado en marzo de 2019.
  3. What is Multiple Chemical Sensitivity?. Multiple Chemical Sensitivity. Consultado en marzo de 2019.

One thought on “Sensibilidad química múltiple

  1. Pingback: Síndrome de Zellweger - Sindromede.org

Comments are closed.