Síndrome de Rapunzel Utópico

Síndrome de Rapunzel Utópico
5 (100%) 1 vote[s]

Introducción

El ser mamá es un deseo que tiene casi toda mujer. En muchas ocasiones el deseo es tan fuerte, que estas desarrollan un padecimiento conocido como síndrome de Rapunzel Utópico, el cual consiste en un trastorno psicológico o de tipo imaginario, que afecta principalmente a mujeres quienes tienen un deseo exagerado de convertirse en madres, desarrollando los síntomas típicos de un embarazo, sin estar en estado de gravidez.

Este padecimiento se presenta como una especie de engaño que desconcierta enormemente a los especialistas, quienes hasta ahora no han encontrado la explicación. En la actualidad se están haciendo estudios sobre este síndrome, con la finalidad de establecer si existe una retroalimentación entre la mente y el cuerpo, es decir, la existencia de un estado emocional inicial que provoque una secreción anormal de hormonas, conduciendo esto al desarrollo de signos físicos y psicológicos, que favorezca el desarrollo de este síndrome.

Es importante tener en cuenta que, el síndrome de Rapunzel Utópico a menudo recibe otros nombres como embarazo psicológico, pseudociesis, embarazo imaginario y síndrome de Couvade (en el caso de los hombres).

Epidemiología del síndrome de Rapunzel Utópico

De acuerdo con estudios realizados por personal especializado, en los Estados Unidos, este padecimiento se ha convertido en un síndrome poco frecuente, que afecta aproximadamente a entre uno y seis de cada 22.000 nacimientos. Cabe destacar que, en la mayoría de los casos es padecido por mujeres que tienen problemas para expresar sus sentimientos. Dentro de este grupo, podemos incluir:

Este padecimiento se ha convertido en una condición que afecta a todas las mujeres por igual, es decir, sin importar las etnias, regiones y clases sociales. Este síndrome afecta principalmente a mujeres casadas y con edades entre 20 y 40 años, mujeres jóvenes recién casadas o solteras quienes tienen miedo a quedar en estado de gravidez, mujeres con grandes deseos de ser madres, en este caso se trata de mujeres que tienen su segunda pareja, y quieren formar familia con ella.

Sin embargo, se han encontrado casos de síndrome de Rapunzel utópico en niñas. Han llegado a registrarse presencia de síntomas en mujeres de edad avanzada, inclusive en aquellas que han cursado la menopausia.

Diagnóstico de este síndrome

El diagnóstico de este síndrome, a menudo resulta muy sencillo, porque con la realización de un test de embarazo, conocido como beta-HCG en sangre y un ecosonograma, podemos saber si la mujer se encuentra en estado de gravidez.

Dosificación de la beta-HCG en Sangre

Una vez que se implanta el embrión, y se desarrolla la placenta, esta empieza a generar la hormona HCG. Se aplican pruebas para determinar la cantidad de hormona que circula en el organismo. Cuando se trata de un embarazo real, esta se produce en altas cantidades. Un mujer que cursa el síndrome de Rapunzel utópico, no es capaz de producir la beta-HCG, por lo que el resultado de la prueba será negativo.

No es recomendable la realización de las pruebas de embarazo de orina, ya que estas no sirven para establecer un diagnóstico definitivo de gravidez. Además en los caso de que las pruebas hechas en orina arrojen un resultado negativo, se hace necesaria la confirmación del resultado a través del examen de sangre o con el uso de un ecosonograma.

Es de hacer notar que, un resultado negativo arrojado por esta prueba en los casos que se sospeche la existencia de un embarazo psicológico, es el diagnóstico definitivo para descartar el inicio de este estado.

Ecosonograma

Con frecuencia, este tipo de prueba sirve para evaluar y vigilar la evolución tanto del feto como del embarazo, además de desvelar la presencia de anomalías durante esta etapa. Además esta prueba es muy útil para descartar la presencia de estructuras embrionarias.

Los resultados obtenidos durante la realización de esta prueba tienen la peculiaridad de que no pueden ser trucados, razón por la cual  obligan a quien padece este trastorno a aceptar la realidad.

Es importante señalar que, estas pruebas con frecuencia contribuyen a mejorar la salud de la paciente, ya que provocan una disminución de la tensión de la paciente, con lo cual se recupera el equilibrio en su organismo, es decir, desaparece la distensión abdominal y así como los mareos, regresando la menstruación. Todo esto se logra ya que la afectación psicológica que da lugar a este padecimiento se disipa, al descubrir que tal embarazo no existe.

En los casos de las mujeres que presentan secreción de leche a través de las glándulas mamarias, realizar el descarte de la presencia del prolactinoma, resulta muy importante, ya que este es un tumor de la glándula hipófisis el cual provoca una estimulación de la producción de prolactina, que es la hormona encargada de la producción de leche. Para descartar la presencia de este tumor se hace necesaria la realización de pruebas más profundas.

Síntomas del síndrome de Rapunzel

Cuando se presenta este síndrome, fácilmente la mujer puede aseverar que en realidad está cursando una gestación. En el momento en que se generan los síntomas, se asocian a un descontrol del funcionamiento correcto de los ovarios. A su vez, se ha tomado en cuenta el factor hormonal como desencadenante. Dentro de los signos y síntomas que, se desarrollan en este padecimiento, tenemos:

  • La menstruación suele desaparecer. Su ausencia puede llegar a ser parcial, o como en cualquier embarazo, no hace aparición durante nueve meses.
  • Empiezan a notarse cambios a nivel de las mamas, su tamaño es mayor, el color de las aureolas pueden cambiar, puede presentarse dolor, y segregación de líquidos como leche y calostro.
  • Se presentan malestares como nauseas o vómitos. Generalmente, estos son provocados porque el organismo produce las hormonas prolactina y progesterona, que en condiciones normales, producen la misma reacción.

Existen otros síntomas que pueden ser considerados como psicológicos: la mujer puede asegurar que siente movimientos en el vientre, asociados a la presencia de un bebé en gestación, cambios en el apetito, el peso aumenta considerablemente, y puede ser superior a lo normal en un embarazo real.

Es importante tener en cuenta que, esta sintomatología puede durar, semanas, meses e incluso años.

Síndrome de Rapunzel utópico en el hombre

Hasta no hace mucho tiempo se pensaba, que este síndrome era exclusivo de las mujeres. Sin embargo, con el pasar del tiempo se ha descubierto que los hombres e incluso los animales pueden padecerlo. En el caso del hombre, se caracteriza por presentar síntomas similares, debido a que tienden a identificarse con su pareja. Cabe destacar que, en este caso el hombre lo padece cuando la mujer está realmente embarazada, ya que quiere hacerse partícipe de la situación.

Síndrome de Rapunzel utópico en los animales

Estudios han comprobado que también existen especies animales que pueden llegar a padecer este síndrome. La mayoría de los casos, se ha presenciado en perros. Una vez que los síntomas empiezan a aparecer, el animal suele apoderarse de un objeto en especial; este será identificado como el hijo. En el caso de los animales, este trastorno no es de tipo patológico. Se ha considerado como un estado fisiológico.

Factores de riesgo del síndrome de Rapunzel Utópico

El origen de este síndrome, no está del todo establecido, sin embargo, se sospecha que este se debe a un conjunto de factores, que afectan la estabilidad de la mujer.

Factores psicológicos

Estos factores son los que más han sido relacionados con el desarrollo de este síndrome. Estos pertenecen a lo que conocemos como trastornos somatomorfos (reciben este nombre todos aquellos trastornos y síntomas físicos para los cuales los médicos no tienen explicación, y con frecuencia se presentan en personas que aparentemente gozan buena salud mental). Estos trastornos se presentan en pacientes que suelen tener sentimientos ocultos. Esta reacción provoca la aparición de síntomas orgánicos.

Estos trastornos no son los únicos que pueden desencadenar el desarrollo de este síndrome, hay otras situaciones psicológicas como: la infertilidad, la esterilidad o en muchos otros casos todos aquellos problemas que presentan algunas para desarrollar una gestación. Incluso la depresión puede estar asociada con este síndrome.

Es de hacer notar que, a menudo estos factores afectan principalmente a las mujeres adolescentes que comienzan sus relaciones sexuales.

Factores neuroendocrinos

Cuando se da inicio a un embarazo, las hormonas son un elemento esencial para el desarrollo de este. Lo mismo aplica cuando se presenta un embarazo imaginario. Al igual que en condiciones normales, los niveles de las hormonas LH y FSH disminuyen; esto produce la anovulación y desaparición de la menstruación. Además, se observa un incremento de hormonas como la prolactina y la progesterona, lo cual favorece la estimulación para la producción de leche a través de las glándulas mamarias, así como el mantenimiento del cuerpo lúteo, respectivamente.

Con frecuencia ocurre una estimulación del sistema neuroendócrino provocados por factores psicológicos, dentro de los que se puede incluir: estrés, ansiedad y/o intensa presión de tipo social/familiar, los cuales actúan a nivel del eje hipotálamo-hipófiso-ovárico, provocando una desregulación de la producción hormonal, razón por la cual se produciría el desarrollo de síntomas muy similares a los del embarazo, como ausencia de menstruación, mareos y aumento en el tamaño de los senos.

Situaciones en las que se presenta esta patología

Con frecuencia el síndrome de Rapunzel Utópico, se presenta en dos situaciones que resultan bien precisas y al mismo tiempo son opuestas. La primera situación es aquella en la que la mujer tiene unas ganas y un deseo enorme de tener un hijo, mientras que en la segunda la mujer tiene fobia a concebir un hijo. En ambas situaciones los niveles de ansiedad son altos, provocando esto un descontrol en las hormonas, por lo tanto también a nivel de los ovarios.

Al producirse este desajuste, se inicia en la mujer una avalancha de síntomas y sensaciones, que le dan a la mujer la idea de estar embarazada, pudiendo llegar inclusive en muchos casos a dar positivo en muchos casos en las pruebas de embarazo.

En los últimos años la incidencia de este síndrome ha disminuido considerablemente, esto debido al rol que tiene actualmente la mujer en la sociedad, así como al surgimiento de técnicas cada día más modernas destinadas a favorecer la concepción. Recordemos que, en el pasado la mujer era sometida a mucha presión, sobre todo porque debía ser capaz de procrear y sacar adelante una familia.

Tratamiento recomendado para este síndrome

Por ser una patología de tipo psicológica, el tratamiento va a variar de una persona a otro, así como de los síntomas y la intensidad de estos, que esta desarrolle. También en muchas ocasiones este depende del origen y motivaciones de cada paciente.

La ayuda familiar se ha convertido en parte esencial en estos casos, dentro de este apoyo deben estar: la pareja o familiares muy cercanos en los que la persona afectada tenga mucha confianza, esto con la finalidad de poder establecer con la paciente conversaciones que le permitan entender  de una forma muy sutil que las pruebas utilizadas para el diagnóstico del embarazo han sido negativas, por lo que los síntomas que está experimentando se deben a reacciones psicosomáticas.

Además se recomienda acudir a un psicólogo, con la finalidad de iniciar terapias así como tratamiento para entender la realidad de lo que está pasando. Es de hacer notar que, el desarrollo de un embarazo psicológico puede representar un antecedente a la aparición de alguna otra enfermedad de tipo psiquiátrica, como depresión o psicosis.

Como hasta ahora no se ha desarrollado un tratamiento específico para este tipo de embarazo, se hace necesario la asistencia a un psiquiatra en los casos más grave, incluso en los casos en los que hayan desaparecido los síntomas de forma espontánea.

Una de las formas de resolver el problema consiste en muchas ocasiones, en la demostración a través de una prueba objetiva, con un resultado negativo. Posteriormente a esto, se le sugiere al paciente buscar ayuda psicológica.

Después, lo más conveniente es buscar ayuda psicológica, más que para tratar el embarazo psicológico en sí, para indagar en el origen del problema: dificultades afectivas, la incapacidad para aceptar la posibilidad o la dificultad de ser madre, imposibilidad para hablar de estos conflictos, exagerada presión de la pareja.

Referencias:

  1. Embarazo psicológico. Wikipedia.
  2. Pseudocyesis: What’s a false pregnancy or phamton pregnancy?. American Pregnancy Association.
  3. All the signs of pregnancy except one: A baby. New York Times.

One thought on “Síndrome de Rapunzel Utópico

  1. Pingback: Síndrome de Yunis-Varon - Sindromede.org

Comments are closed.