Síndrome hepatopulmonar

Síndrome hepatopulmonar
5 (100%) 1 vote[s]

Introducción

No se puede negar que existe una gran variedad de enfermedades difíciles de explicar para la ciencia, esto generalmente se debe a que no se ha logrado obtener suficiente información sobre ellas, quizás porque son enfermedades muy raras o la falta de recursos para estudiarlas, en el caso específico del síndrome hepatopulmonar, se trata de una enfermedad muy particular que puede ser muy peligrosa, por lo tanto, no está demás conocerla un poco más.

Conocer diferentes enfermedades puede ser realmente útil para cualquier persona, porque si bien pueden usar dicha información con fines personales, también puede ser usarla para ayudar a otras personas, bien sean cercanas o desconocidas, que estén pasando por alguna enfermedad de la que tenga conocimiento, y a pesar de que lo mejor es siempre recomendarle a las personas visitar a un médico, en un momento determinado, un poco de información puede salvar una vida.

Qué es el síndrome hepatopulmonar

Lo primero que se debe mencionar sobre el síndrome hepatopulmonar es su definición, es decir, qué es el síndrome hepatopulmonar, porque tan solo se ha mencionado que es una enfermedad muy particular, pero esto no explica para nada de lo que se trata realmente.

Cuando se habla del síndrome hepatopulmonar, se está haciendo referencia a una enfermedad que provoca hipoxemia y disnea, al parecer, este síndrome es causado por la vasodilatación de los vasos sanguíneos que se encuentran en los pulmones de los pacientes que padecen alguna enfermedad hepática.

Es importante destacar que, las enfermedades hepáticas son todas aquellas enfermedades que afectan de alguna forma al hígado e impiden que funcione de forma adecuada. Se podría decir que el síndrome hepatopulmonar es una posible complicación de una enfermedad hepática, a pesar de que algunas enfermedades de este tipo no son mortales, sino se tratan de forma apropiada pueden ser muy problemáticas.

Teniendo en cuenta que el síndrome hepatopulmonar se encuentra relacionado con el padecimiento por parte de una persona de alguna enfermedad hepática que ya se encuentra en un estado avanzado, es importante conocer cuáles son los síntomas básicos de las enfermedades de este tipo, porque curiosamente, existen algunos síntomas comunes en la mayoría de estas enfermedades, esto quiere decir que, al conocer estos síntomas, las personas pueden tomar las medidas que sean necesarias a tiempo.

Un síntoma bastante común en las personas que sufren alguna enfermedad hepática, se trata del dolor abdominal constante, aunque para algunas personas afectadas este dolor pueda sentirse como una molestia, para otras puede ser un fuerte dolor, sin importar el nivel de dolor que sienta la persona, lo mejor siempre será asistir con un médico para identificar que está ocasionando el dolor, esto con el objetivo de evitar cualquier complicación como el síndrome hepatopulmonar.

Otro de los síntomas de las enfermedades hepáticas, se trata del color amarillo de la piel y de los ojos, a este problema se le conoce como ictericia, aunque se debe destacar que se ha logrado determinar que este problema no afecta la salud general de las personas afectadas.

Adicionalmente, se debe mencionar que los resultados fuera de lo normal de las pruebas para determinar la función hepática pueden ser un indicativo de que la persona está sufriendo una enfermedad hepática, y no se puede olvidar que las personas no se deben tomar a la ligera su salud, porque si los problemas se tratan a tiempo, se puede hacer todo lo posible por evitar las complicaciones que ponen en riesgo sus vidas.

Algunas de las enfermedades hepáticas más conocidas son las siguientes:

  • Hepatitis A.
  • Hepatitis B.
  • Hepatitis C.
  • Carcinoma hepatocelular.
  • Cirrosis biliar primaria.

Al tener en cuenta el papel que juegan las enfermedades hepáticas en la aparición del síndrome hepatopulmonar, se puede continuar hablando de las características de esta problemática enfermedad.

Cuando se mencionó la definición del síndrome hepatopulmonar, se habló de que está enfermedad provocaba hipoxemia y disnea, esto es sumamente importante tenerlo en cuento, porque estos 2 síntomas empeoran cuando las personas se colocan en posición erguida o están sentadas, suelen sentir alivio solo cuando se encuentran acostadas, además, según algunas estadísticas, el síndrome hepatopulmonar afecta a 3 de cada 10 pacientes que sufren de cirrosis.

La triada característica del síndrome hepatopulmonar es: hipoxemia, disnea y hepatopatía (enfermedad hepática).

La hipoxemia se trata de la disminución fuera de lo normal de la presión parcial de oxígeno en la sangre de las arterias, específicamente, se encuentra por debajo de 80 mmHg. En algunos otros textos, se define la hipoxemia como una saturación de oxígeno por debajo del 92%. Es fundamental que la hipoxemia no se confunda con la hipoxia, porque la hipoxia es una disminución de la difusión de oxígeno que se encuentre en los tejidos y en la célula.

Se debe tener en cuenta que cuando la concentración de oxígeno en la sangre baja, se comienza a presentar una clara deficiencia en la liberación de oxígeno en los tejidos del cuerpo, además, dependiendo de los órganos que se encuentran involucrados este problema, la hipoxemia puede terminar en hipoxia, lo que puede causar problemas en el sistema nervioso central y en el sistema respiratorio.

En el caso del sistema nervioso central afectado por este problema, la persona puede comenzar a presentar un bajo rendimiento mental, esto quiere decir que puede tener problemas de memoria y dificultades para resolver problemas mentales, y en el caso del sistema respiratorio, los receptores carotídeos y aórticos estimula la hiperventilación, esto a su vez, tiene como consecuencia que exista un incremento significativo en el oxígeno en la sangre.

La disnea, que es la segunda característica del síndrome hepatopulmonar, se trata de una dificultad respiratoria, esto básicamente se puede traducir a que la persona comienza a presentar falta de aire. Las personas que presentan disnea, sienten un malestar constante que se origina por los problemas respiratorios, esto se puede presentar en diferentes intensidades.

La tercera característica es la hepatopatía (enfermedad hepática), previamente se amplió un poco la información sobre este tipo de enfermedades, pero, este es un punto muy importante del síndrome hepatopulmonar, ya que, cuando un paciente presenta algún tipo de disfunción hepática que ya se encuentra avanzada, por lo general pueden sufrir diferentes alteraciones pulmonares.

Por supuesto, si la persona es adicta al tabaco, la posibilidad de sufrir cualquier alteración pulmonar es realmente alta, sin embargo, si esto no es así, la alteración pulmonar se puede deber a la hepatopatía que sufra la persona.

Como muchos deben saber, los pulmones se encuentran debajo del hígado, además, el torrente sanguíneo que fluye del hígado y el sistema portal, también atraviesa el lecho pulmonar, esto quiere decir que si existe algún tipo de cambio de intensidad de flujo o algunas sustancias vertidas, estos el flujo del torrente sanguíneo se ve gravemente afectado.

En el caso de los pacientes que sufren de hipertensión, estos presentan un estado cardiovascular hiperdinámico, esto significa que su circulación pulmonar se ve aumentada.

También se debe mencionar que puede existir un desequilibrio entre las sustancias vasodilatadoras y las vasoconstrictoras, dicho desequilibro, puede alterar de una forma considerable la circulación pulmonar. Normalmente, las sustancias antes mencionadas no llegan a los pulmones, sin embargo, las personas que sufren el síndrome hepatopulmonar las producen por la circulación esplácnica o por el hígado cirrótico en demasiadas cantidades, por esta razón se produce un desequilibrio.

Todo lo previamente explicado, es una forma un poco más técnica de decir que los pacientes que tienen alguna hepatopatía grave, corren el riesgo de sufrir el síndrome hepatopulmonar.

No se tiene una cifra exacta de la incidencia del síndrome hepatopulmonar, tanto así que varía mucho dependiendo de los autores que se consultan, esto se debe a que los diferentes criterios que se usan para diagnosticar esta enfermedad (un poco más adelante se ampliara la información sobre el diagnóstico del síndrome hepatopulmonar), en general se proponen valores de incidencia que se encuentran entre el 4 y el 29%.

Según algunos expertos, aparentemente no existe una relación clara entre el grado de gravedad de la hipoxemia con el grado del problema hepático que tenga la persona, sin embargo, todavía queda información general por descubrir sobre esta enfermedad, algunos detalles que pueden ayudar a comprender un poco más toda la situación relacionada con este síndrome.

Por supuesto, afortunadamente se conocen muchos datos importantes que han permitido identificar las causas de este síndrome, así como también algunos tratamientos que pueden ayudar al paciente, pero, más adelante podrá conocer cuál es el pronóstico general de los pacientes que padecen el síndrome hepatopulmonar.

Causas del síndrome hepatopulmonar

En algunos casos, identificar las posibles causas de algunas enfermedades puede ser algo realmente complicado, pero, laposible causa del síndrome hepatopulmonar por fortuna se ha logrado identificar, y esto es sumamente importante, porque a través de la identificación de las causas de alguna enfermedad, se pueden comenzar a establecer tratamientos para lidiar con ellas.

Previamente se mencionó que el síndrome hepatopulmonar, se debía a la vasodilatación de los vasos sanguíneos que se encuentran en los pulmones de los pacientes que presentan alguna enfermedad hepática, y en efecto, según algunos estudios esto es cierto, ya que, a través de la formación de dilataciones microscópicas entre los capilares arteriovenosos en los pacientes que sufren alguna enfermedad hepática, se manifiesta el síndrome hepatopulmonar.

Desafortunadamente, el mecanismo específico sigue siendo desconocido, sin embargo, se sospecha que está situación se presenta cuando existe un incremento en la producción o el descenso en la depuración de las sustancias vasodilatadoras, el óxido nítrico puede ser el responsable.

En los pulmones predomina el estímulo vasodilatador, el cual, es mediado por citocinas y por mediadores de la inflamación, esto significa que aumenta la síntesis de vasodilatadores o bien, aumenta la sensibilidad de respuestas a los mismos.

Se deben tener en cuenta algunos factores relacionados con los vasodilatadores y los vasoconstrictores, dichos factores, es importante conocerlos, porque como previamente se mencionó, las sustancias vasodilatadoras y las vasoconstrictoras juegan un papel importante en la aparición del síndrome hepatopulmonar.

Los factores vasodilatadores son los siguientes:péptido vasodilatador vasoactivo, sustancia P, prostaglandinas, estrógenos, factor de activación plaquetaria, factor natriucrético arterial y el óxido nítrico.

Los factores vasoconstrictores son los siguientes: prostaglandinas, endotelinas, Factor 2 α, tirosina y Ag I.

Cuando existe una vasodilatación, se puede producir una perfusión exagerada en comparación con la ventilación, lo que lleva a que exista una alteración V/Q y también a que se manifieste la hipoxemia.

En las fases avanzadas de la cirrosis, suele ser común que la persona sufra un fallo cardíaco, esto disminuye el tiempo en el que el glóbulo rojo se encuentra expuesto al nivel alveolar para que pueda ser oxigenado, esto significa que la hipoxemia se hace mucho más grave.

No queda duda de que todavía quedan muchas cosas por aclarar relacionadas con las causas del síndrome hepatopulmonar, sin embargo, la información sobre este punto que se ha logrado obtener es un gran avance, y se debe reconocer.

Diagnóstico del síndrome hepatopulmonar

Anteriormente se mencionó que la incidencia de este síndrome no se tenía clara por los diferentes criterios que se usan para diagnosticar esta enfermedad, pero, uno de los principales aspectos que se tienen en cuenta para el diagnóstico es la presencia de una enfermedad hepática en el paciente, específicamente, se suele sospechar la presencia del síndrome hepatopulmonar cuando un paciente tiene una enfermedad hepática y presenta disnea.

Si un paciente presenta la triada del síndrome hepatopulmonar, los médicos suelen recomendar la realización de una oximetría de pulso, con el objetivo de ver si existen alteraciones en el nivel de saturación de oxígeno en la sangre, adicionalmente, se recomienda la realización de un ecocardiograma con contraste y una angiografía pulmonar.

En general, para terminar de realizar el diagnóstico del síndrome hepatopulmonar, se debe tener en cuenta el cuadro clínico de esta enfermedad, el cual es el siguiente:

  • Disnea progresiva después de reposo.
  • Platipnea, es un tipo de disnea.
  • Dedos en palillo de tambor, esto significa un cambio tardío, cianosis de grado variable y telangiestacias torácicas abundantes.

Tratamiento del síndrome hepatopulmonar

Un tratamiento del síndrome hepatopulmonar es la terapia con O2 (oxígeno), este es considerado como el principal tratamiento para esta enfermedad, sin embargo, se pueden tomar algunas otras medidas como el uso de somatostatina, con el objetivo de inhibir la vasodilatación, por supuesto, todos estos tratamientos son para intentar controlar la enfermedad, más no para curarla.

A pesar de lo antes mencionado, se conoce un tratamiento definitivo para esta enfermedad, se trata de un trasplante de hígado, esto puede ser un poco complicado, porque se deben tener presenten algunos factores importantes a la hora de realizar el trasplante de cualquier órgano.

Las personas afectadas por el síndrome hepatopulmonar, que han logrado recibir un nuevo hígado, tienen un índice del 76% de supervivencia al pasar 5 años del procedimiento, cabe destacar que este índice de supervivencia es superior en comparación a los pacientes que deben ser sometidos al trasplante sin sufrir el síndrome hepatopulmonar.

En términos general, el pronóstico del síndrome hepatopulmonar es realmente malo, no es muy alentador y es una realidad que se debe aceptar, sin embargo, es importante que las personas que estén pasando por esta situación hagan todo lo posible por luchar contra la enfermedad. Estadísticamente, la mortalidad del síndrome hepatopulmonar se encuentra en el 41% después de pasar entre 2 y 5 años con la enfermedad.

Referencias:

  1. Síndrome hepatopulmonar. Wikipedia. Consultado en noviembre de 2018.
  2. Síndrome hepatopulmonar. MayoClinic. Consultado en noviembre de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.