Síndrome de Hajdu Cheney

Introducción

Una cantidad importante de enfermedades son heredadas, esto quiere decir que la persona hereda de sus padres 1 o 2 copias de un gen alterado, dependiendo del patrón de herencia que tenga la enfermedad, y esto provoca que manifieste una enfermedad específica, en el caso del síndrome de Hajdu Cheney, se trata de una enfermedad que tiene un patrón de herencia autosómico dominante.

Cuando una enfermedad tiene un patrón de herencia autosómico dominante, quiere decir que una persona hereda una copia normal y una copia alterada del gen relacionada con la aparición de la enfermedad, esto a su vez significa, que la persona manifestara una enfermedad de origen genético.

A este patrón se le llama dominante, porque la copia del gen alterado domina o anula la copia del gen que se encuentra normal o funcional.

Ahora bien, la enfermedad genética que puede manifestar una persona, depende de las instrucciones que tenga el gen alterado que aparentemente heredo, por supuesto, esto es más complicado de lo que parece, porque en la mayoría de las enfermedades genéticas, se dice que no se conoce su causa exacta, ya que, se sabe que tiene un origen genético y que algún gen se encuentra involucrado en su aparición, sin embargo, cuál es el gen o los genes responsables, es información desconocida.

En el caso específico del síndrome de Hajdu Cheney, el gen al que se le atribuye la responsabilidad de su aparición, afortunadamente si se conoce.

También se debe destacar que, una cantidad importante de enfermedades genéticas suelen ser poco frecuentes, lo que hace un poco complicado recolectar suficiente información como para iniciar una investigación que permita conocer más cosas relacionadas con ellas, sin embargo, existen casos de enfermedades genéticas poco frecuentes que, a pesar de los pocos casos reportados, se han logrado realizar estudiar suficientes para encontrar información importante.

El síndrome de Hajdu Cheney, se trata de una enfermedad realmente poco frecuente, pero, por fortuna, se ha logrado obtener información valiosa sobre ella, la cual, se procederá a continuación a mencionar.

Qué es el síndrome de Hajdu Cheney

No se puede empezar por otro punto que no sea la definición de esta enfermedad, es decir, qué es el síndrome de Hajdu Cheney, porque solo se han mencionado unas pocas cosas hasta ahora, las cuales, realmente no explican de que se trata este síndrome ni que tan peligroso puede llegar a ser, por esta razón, lo primero es mencionar un concepto general.

Cuando se habla del síndrome de Hajdu Cheney, se está haciendo referencia a una enfermedad genética poco frecuente, con un patrón de herencia autosómico dominante, la cual, se encuentra caracterizado por la afectación de varias partes del organismo, especialmente de los huesos, entre los problemas más comunes se pueden mencionar las alteraciones craneoencefálicas y dentales, talla baja, resorción ósea distal progresiva, entre otros.

A pesar de que esta es una enfermedad congénita, es decir, que se encuentra presente desde el nacimiento de la persona afectada, las características asociadas con este síndrome no son tan evidentes en los primeros años, en realidad, a medida que la persona va creciendo dichas características se van haciendo cada vez más notables, este es de gran ayuda a la hora de determinar el diagnóstico.

No se puede dejar de mencionar un problema en particular, que es considerado como un rasgo característico de las personas afectadas por este síndrome, se está hablando de la acro-osteólisis, este problema consiste en la pérdida de tejido ósea de los pies y de las manos.

Otros rasgos que se pueden mencionar, también tienen relación con las manos y con los pies, ya que las personas con este síndrome los tienen cortos y anchos, además, se pueden acortar más a medida que el hueso en las puntas se siga deteriorando, también se debe destacar que, la pérdida de hueso en los dedos, puede afectar algunas habilidad motoras, como la de recoger objetos pequeños.

Adicionalmente, se debe recordar que este síndrome es poco frecuente, incluso es considerado con muy raro, y su prevalencia es completamente desconocida, y no solo eso, en la literatura médica, se han reportado menos de 100 casos desde que se describió.

Síntomas del síndrome de Hajdu Cheney

Detectar los síntomas es importante para el diagnóstico de este síndrome, pero, como bien ya se mencionó, a pesar de ser congénita, los síntomas se hacen más evidentes a medida que la persona va creciendo, por supuesto, al conocer cuáles son los síntomas que se pueden presentar, se puede identificar tan rápido como sea posible, con el objetivo de buscar ayuda profesional para comenzar a tomar medidas para enfrentar la situación.

Algunas de las anomalías óseas que puede provocar este síndrome ya se han ido mencionado, teniendo en cuenta que este tipo de anomalías son las más comunes en este síndrome, esas anomalías que ya se mencionaron son:

  • Acro-osteólisis.
  • Alteraciones craneoencefálicas y dentales.
  • Talla baja.
  • Manos y pies cortos y anchos.

Es importante no solo ampliar un poco la información sobre las anomalías óseas ya mencionadas, también mencionar todos los otros síntomas que pueden sufrir las personas afectadas por el síndrome de Hajdu Cheney.

Aparte de lo ya mencionado, las personas con síndrome de Hajdu Cheney suelen desarrollar osteoporosis, este problema provoca que los huesos sea mucho más frágiles, lo que los hace propensos a fracturarse. Según los registros, muchas personas afectadas por este síndrome sufren de fracturas de los huesos de la columna vertebral, es decir, se le fracturan las vértebras, a este tipo de fracturas se les llama fracturas por compresión.

También se conoce que, algunos pacientes pueden desarrollar escoliosis o cifosis, esto significa que pueden presentar una curvatura anormal en la columna vertebral.

Al afectar la forma y fuerza de los huesos largos de los brazos y las piernas, no resulta extraño que las personas que presenten están anomalías específicas, tengan una baja estatura.

Como se mencionó anteriormente, este síndrome puede provocar anomalías en los huesos del cráneo, hasta en los huesos de la cara, incluyendo los dientes.

La forma del cráneo de las personas con síndrome de Hajdu Cheney, se suele describir como dolicocefálico, esto quiere decir que tiene una forma alargada de atrás hacia adelante. En una cantidad importante de personas afectadas, el hueso que se encuentra en la parte posterior del cráneo sobresale hacia afuera, lo que provoca que aparezca un bulto, el cual, recibe el nombre de occipucio prominente.

Entre las características fáciles que distinguen a las personas afectadas por este síndrome se pueden mencionar las siguientes:

  • Ojos espaciados e inclinados hacia abajo.
  • Sinofia, esto significa que las cejas le crecen juntas en el medio.
  • Apariencia hundida en el centro de la cara, a este problema se le conoce como hipoplasia del tercio medio facial.
  • Gran espacio entre la nariz y el labio superior, a esto se le conoce como filtrum largo.
  • Orejas hundidas.

En algunos casos, se ha reportado que niños han nacido como una abertura en el techo de la boca, esto es llamado paladar hendida o paladar arqueado, en los casos de los adultos, suelen usar la palara gruesas, para describir las características faciales que presentan.

Otras características de este síndrome que se pueden mencionar son:

  • Anormalidad en las articulaciones.
  • Hipermovilidad, esto significa que tiene un rango inusualmente grande del movimiento articular.
  • Pérdida de la audición.
  • Voz grave,
  • Exceso de vello corporal.
  • Problemas dentales.
  • Defectos cardíacos.
  • Anomalías renales, entre estas se puede mencionar el crecimiento de quistes llenos de líquido múltiple, a esto se le conoce como riñones poliquísticos.
  • Infecciones constantes durante la infancia.
  • Retraso leve en el desarrollo durante la infancia.

Sería un caso realmente extraño que una persona presentara todos y cada uno de los síntomas antes mencionados, especialmente, porque se conoce que los síntomas del síndrome de Hajdu-Cheney varían mucho entre los paciente, y curiosamente, también pueden variar entre los mismos miembros de una familia afectada.

Un detalle importante que ya se mencionó, se trata de cómo las características se hacen más notables a medida que la persona va creciendo, porque algunas características faciales, la acro-osteólisis, entre muchas otras características de este trastorno, no se encuentran presentes desde el nacimiento de la persona, esto quiere decir que, es fundamental estar pendiente de la salud de los hijos, y aunque suene algo obvio, es bueno recordarlo.

Curiosamente, se conoce que las características del síndrome de Hajdu Cheney, se superponen de una forma significativa con las que una condición complicada llamada síndrome de peroné serpentino-riñón poliquístico, sin embargo, se debe destacar que estos 2 síndromes eran considerados como problemas separados, antes de que algunos investigadores descubrieron que se trataban de 2 problemas asociados con mutaciones en el mismo gen.

Teniendo en cuenta la similitud entre los 2 síndromes, una cantidad importante de investigadores comenzaron a consideran que el síndrome de Hajdu Cheney y el síndrome de peroné serpentino-riñón poliquístico, se tratan de variantes de una misma afección.

En este punto se deben mencionar las complicaciones que pueden presentar las personas afectadas por este síndrome, y según los expertos, se presentan en alrededor de la mitad de los casos de síndrome de Hajdu Cheney. Estas complicaciones de las que se habla son: platybasia e invaginación basilar.

La platybasia, se trata de un aplanamiento de la base del cráneo, el cual, se provocado por un adelgazamiento y ablandamiento de los huesos del cráneo. En el caso de la invaginación basilar, este problema aparece cuando los huesos ablandados permiten que una parte de la columna sobresalga de una forma anormal, a través de la abertura que se encuentra en la parte inferior del cráneo, esto va empujando varia las partes inferiores del cerebro.

Ambas anomalías, pueden provocar que la persona presente una serie de problemas neurológicos bastante serios, entre otros tipos de problemas. Entre los problemas que pueden provocar las anomalías mencionadas se encuentran:

  • Dolores de cabeza constantes.
  • Problemas en el equilibrio.
  • Hidrocefalia, esto significa que existe una acumulación de líquido en el cerebro.
  • Dificultad para respirar.
  • Problemas en la visión.
  • Muerte súbita.

Causas del síndrome de Hajdu Cheney

Al tratarte de una enfermedad de origen genético, como ya se mencionó, uno o más genes se pueden encontrar involucrados en la aparición de este síndrome, además, también se mencionó que a pesar de ser una enfermedad poco frecuente, afortunadamente se ha logrado determinar cuál es el gen relacionado con su aparición, este gen es el gen NOTCH2, el cual, aparentemente, al sufrir mutaciones provoca la manifestación del síndrome de Hajdu Cheney.

El gen NOTCH2, tiene la función de proporcionar instrucciones para crear un receptor llamado Notch2, se sabe que las proteínas receptoras tienen sitios específicos, en los cuales, algunas otras proteínas llamadas ligandos se insertan, como si fuera una llave en una cerradura. Cuando un ligando se une al receptor Notch2, provoca que se desencadenen señales, las cuales, son importantes para el desarrollo normal y la función de una cantidad importante de diferentes células.

Algunos estudios, indican o sugieren, que la señalización a través del receptor Notch2 es sumamente importante para que los huesos se puedan desarrollar temprano, y para que más adelante, se puede llevar a cabo la remodelación ósea, que se trata de un proceso normal, en el cual, se extra un hueso viejo y se crear un hueso nuevo para que lo reemplace.

Aparentemente, la señalización de Notch2 también se encuentra involucrada en el desarrollo de los dientes, de los riñones, del corazón y otras partes del cuerpo, esto podría explicar porque al sufrir alguna alteración esta señalización, la persona afectada presenta tantos problemas como los ya mencionados.

Se ha identificado que, las mutaciones en un área específica cerca del extremo del gen NOTCH2, se encuentra asociado con la aparición del síndrome de Hajdu Cheney, estas mutaciones de las que se habla, provocan que el receptor Notch2 no tenga la capacidad de descomponerse normalmente, el resultado al final es que el receptor se mantenga activo, incluso después de que la señalización se haya detenido.

Es importante aclarar que, todavía, los investigadores no se encuentran del todo seguros de cómo la excesiva señalización de Notch2 se encuentra relacionada con las características tan variadas que se presentan con el síndrome de Hajdu Cheney, sin embargo, sospechan que las características esqueléticas, se deban al resultado del desarrollo óseo y a la remodelación que se encuentran fuera de lo normal.

Es probable que, el exceso de señalización a través del receptor Notch2 que se encuentra hiperactivo, pueda aumentar la eliminación de hueso viejo y/o reducir la formación de hueso nuevo. En el caso de las otras características del síndrome de Hajdu Cheney, sigue sin estar claro cómo el receptor hiperactivo contribuye a que aparezcan.

Previamente se mencionó que el patrón de herencia de este síndrome era autosómico dominante, al conocer cuál es el gen involucrado en la aparición del síndrome de Hajdu Cheney, esto se puede aclarar un poco más, es decir, una persona tan solo necesita heredar una copia del gen NOTCH2 alterado para manifestar el síndrome.

Aunque, es fundamental que tenga en cuenta que, la mayoría de los casos de este síndrome, se deben a mutaciones nuevas en el gen mencionado, y se dan en personas que no tienen antecedentes familiares, es decir, no heredan la enfermedad, quedan como menos frecuente, la posibilidad de que una persona herede la mutación de alguno de sus padres.

Diagnóstico del síndrome de Hajdu Cheney

En el caso del diagnóstico del síndrome de Hajdu Cheney, este es considerado como un diagnóstico clínico, es necesario identificar las diferentes características antes mencionadas, y se puede recurrir a una serie de exámenes como las tomografías computarizadas, resonancias magnéticas, entre otras, todo dependerá de las observaciones del médico, y el ordenara realizar los exámenes que el crea conveniente para el diagnóstico del síndrome.

El historial médico del paciente y los antecedentes familiares, también son necesarios revisarlos a la hora de realizar el diagnóstico del síndrome de Hajdu Cheney.

El diagnóstico se puede confirmar a través de pruebas genéticas, que permitan observar si existen mutaciones en el gen responsable de la aparición del síndrome, que en este caso es el gen NOTCH2.

Entre los diagnósticos diferenciales de este síndrome se pueden mencionar los siguientes:

  • Artritis psoriática mutilante.
  • Epidermólisis ampollosa.
  • Esclerodermia.
  • Lepra.
  • Porfiria.
  • Sarcoidosis.
  • Tromboangeítis obliterante hiperparatiroidismo.

Tratamiento del síndrome de Hajdu Cheney

El tratamiento del síndrome de Hajdu Cheney depende de las alteraciones específicas que manifieste el paciente, realmente no existe una cura para esta enfermedad, ni tampoco se ha logrado establecer un tratamiento específico para lidiar con ella, además, teniendo en cuenta que los casos suelen ser diferentes, y los pocos que existen, establecer un tratamiento claro tampoco es sencillo.

Por lo tanto, todo dependerá del criterio del médico que esté tratando el paciente, a la hora de asignar un tratamiento, teniendo en cuenta los síntomas que este presentando.

Referencias:

  1. Síndrome de Hajdu Cheney. Wikipedia. Consultado en octubre de 2018.
  2. Hajdu-Cheney syndrome. GHR. Consultado en octubre de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.