Enfermedad de Pott

Enfermedad de Pott
5 (100%) 1 vote[s]

Introducción

En la actualidad la tuberculosis es considerada como una de las diez  principales causas de muerte en el mundo. Esta infección es causada por una bacteria denominada Mycobacterium tuberculosis, que en la mayoría de los casos afecta los pulmones; a pesar de que en el pasado suponía una muerte inminente, es una infección que es tratable y curable. En los casos en los que, no es bien curada, se convierte en una tuberculosis extrapulmonar; este tipo de tuberculosis se caracteriza por presentar baciloscopia negativa, razón por la cual disminuye considerablemente su capacidad de contagio.

Una de las formas de este tipo de patología es la tuberculosis vertebral, llamada también como enfermedad de Pott, o mal de Pott. Este padecimiento afecta principalmente a la columna vertebral, provocando como una especie de artritis tuberculosa que afecta las articulaciones intervertebrales. Esta patología se presenta como una enfermedad crónica y de lenta progresividad.

Historia de la enfermedad de Pott

La enfermedad de Pott, es un padecimiento considerado como una de las enfermedades de tipo infeccioso más antiguadel mundo. Se han registrados indicios a lo largo de toda la historia. Por muchos años el agente etiológico de la enfermedad de Pott permaneció indescifrable. Los primeros registros de esta patología datan de la edad antigua, los cuales se han obtenido de textos egipcios,griegos y romanos donde se habla de personas afectadas por tuberculosis en civilizaciones remotas. Además, en la antigua Grecia este padecimiento era conocido con el nombre de ptisis. Este término, tenía un significado muy amplio, ya que incluía patologías como el empiema y el absceso de pulmón a parte de la tuberculosis.

Esta patología debe su nombre a un cirujano londinense conocido como Percivall Pott. Las primeras investigaciones realizadas sobre este padecimiento las hizo el padre de la medicina,el médico griego Hipócrates (460- 377 a.C.). Él señalaba que se trataba de una enfermedad crónica, la cual se caracterizaba por tos frecuente y persistente,expectoraciones productivas, así como sudoración y fiebre constante. Además, como tratamiento utilizó el uso de catárticos,inhalación de medicamentos, así como dietas especiales  a base de pan y vino mezclado con agua y lactancia.

Posteriormente el médico y profesor francés, Jean Antoine Villemin en el año 1865, realizó una serie de experimentos que le permitieron demostrar la naturaleza infecciosa de la tuberculosis. El inoculó a distintos animales con el tejido tuberculoso de origen animal y de ganado afectados y observó que la infección se reproducía, demostrando así el carácter infeccioso de la enfermedad.

Epidemiología de la enfermedad de Pott

Este padecimiento se ha convertido en la enfermedad infecciosa que más vidas ha cobrado en el mundo; incluso arrojando datos superiores a las cifras generadas por el síndrome de inmunodeficiencia adquirida y la malaria. Para el año 2013,en Venezuela se presentaron un aproximado de6857 casos de tuberculosis; de esta estimación,se identificaron 1163 de tipo extrapulmonar. La tuberculosis espinal se presenta en menos de 1% de los pacientes con tuberculosis;sin embargo es considerada como una de las formas más complicadas de este tipo de padecimientos que se conoce; esta se ha considerado una enfermedad incapacitante y que incluso amenaza la condición de vida de quien la padece.

Esta patología afecta principalmente a niños y adultos jóvenes en los países donde la tuberculosis es una enfermedad se ha convertido en recurrente.

Factores asociados a la enfermedad de Pott

Existen un conjunto de factores que, convierten a los individuos en seres propensos a desarrollar esta patología. Dentro de estos factores, se ha resaltado una conexión con la calidad de vida de los pacientes, siendo de esta manera la pobreza como factor detonante. También se ha destacado que el hacinamiento conlleva a su fácil propagación. Las personas que sufren de desnutrición, alcoholismo y drogadicción  son propensos a padecer la enfermedad de Pott. Existen enfermedades que también favorecen su desarrollo, dentro de las que podemos incluir la diabetes mellitus (DM) e infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Con frecuencia, esta patología se presenta en pacientes con antecedente de haber padecido tuberculosis en otros órganos (principalmente en adultos, hombres), así como en aquellos pacientes que en ocasiones han sido sometidos a diálisis peritoneal crónica. Otros de los factores asociadas a este padecimiento es el polimorfismo FOKI así como  los genes receptores de la vitamina D.

Causa de la enfermedad de Pott

Esta patología es causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis, la cual en un principio afecta los pulmones y posteriormente se dispersa a otros órganos a través de la vía hematógena.

Fisiopatología de la enfermedad de Pott

El malo enfermedad de Pott, se presenta luego que se produce la diseminación de la bacteria; puede ocurrir a través de los linfáticos prevertebrales o por vía hematógena de un foco activo de tuberculosis, que en la mayoría de los casos es el pulmón. El proceso de diseminación se inicia entre dos vértebras adyacentes, donde la infección se expande hacia el espacio del disco intervertebral; de ahí, logra avanzar hacia el disco. Esto es posible debido a que sigue la vía del plexovenoso paravertebral.

Es de hacer notar que, cuando se propaga el microorganismo, hay posibilidad de que ocurra por la subligamentaria anterior o posterior. Esto produce una afección a nivel de varios cuerpos vertebrales.En los casos en los que se producen lesiones en una sola vértebra, el disco no se ve afectado. Solo se presenta afectación en este cuando dos vértebras resultan dañadas; el proceso de nutrición hacia el disco se detiene, por lo que existe riesgo de un colapso.

Una vez que se ve afectado el disco, su tejido muere. Esto provoca un endurecimiento, que conlleva a su ruptura. Producto de esto, es un posible acortamiento vertebral. En casos más graves, la columna colapsa, o puede haber daño medular.

Es de hacer notar que, la región toraco-lumbar, generalmente recibe daños severos. Resulta importante señalar que, la lesión menos frecuente es la central, en la que hay una destrucción del cuerpo vertebral, lo cual puede provocar una fractura patológica por compresión.

Las zonas afectadas con frecuencia por este tipo de patología son: los segmentos dorsal, lumbar y cervical, siendo más afectados en la mayoría de los casos los dos primeros.

Síntomas

Los síntomas que presentan a menudo los pacientes,van a depender del órgano afectado; sin embargo existen un conjunto de signos y síntomas que resultan comunes a todos los tipos de tuberculosis como: temperatura corporal alta, malestar general,disminución de peso, dolor a nivel de la espalda, sudoración nocturna y debilidad. Se pueden presentar masas en la columna, lo que puede provocar daños en la médula espinal, afectando la columna; esto puede conducir a la paraplejia.Otra afección a nivel de la columna vertebral que se evidencia, es aumento de la cifosis.

Además, el daño neurológico provocado por la infección tuberculosa con frecuencia evoluciona de la siguiente manera: meningitis, daño del sistema nervioso central causado portuberculomas, radiculitis, entre otros. La enfermedad de Pott es considerada como un tipo osteomielitis tuberculosa. Su desarrollo se produce a nivel de la columna vertebral. Esto provoca una deformidad cifótica angulada que afecta la zona lumbar superior y torácica.

La invasión ósea por parte del microorganismo a partir de un foco primario, es la osteomielitis, ya que esta provoca la diseminación hematógena del Mycobacterium tuberculosis. Además, esto da origen a una endarteritis infecciosa lo que conlleva a una necrosis ósea.También se puede presentar un aumento en la sensibilidad a nivel de la columna vertebral.

Diagnóstico

La base del diagnóstico de esta patología lo constituye la historia clínica del paciente. Una vez realizada, estudiada y analizada la historia por el médico, este sugerirá la realización de pruebas complementarias dentro de las que se incluyen: radiología, resonancia magnética nuclear así como estudios microbiológicos, entre los que se destacan: tinción ácido-resistente, análisis microscópico y cultivo de micobacterias en muestras de líquidos y tejidos. También se recomienda realizar la baciloscopia, esto con la finalidad de confirmar la existencia de la enfermedad.

Resonancia Magnética Nuclear: este es considerado como el estudio recomendado para realizar el diagnóstico de la enfermedad, ya que a través de este se puede evidenciar si las vértebras y los tejidos vecinos han sido afectados. Dentro de este grupo se incluyen:deformidades, destrucción ósea, abscesos dentro y fuera de las vértebras, compresión a nivel del saco dural. Este estudio se considera de alta sensibilidad, pudiendo ser bastante específico al momento del diagnóstico.

Tomografía Axial Computarizada (TAC): durante la exploración, este estudio permite visualizar el tejido óseo, con lo cual se puede hacer un diagnóstico y seguimiento más certero de la tuberculosis. Con este estudio, se observan las posibles lesiones dentro del cuerpo vertebral, las cuales con una simple radiografía no se pueden observar, así como la invasión del canal raquídeo por el disco o muro posterior del cuerpo vertebral.

Tratamiento

El tratamiento aplicado a la enfermedad de Pott, consiste en múltiples medicamentos, basados principalmente en la terapia con drogas antituberculosas, dentro de las que podemos incluir: Rifampicina, isoniacida, Pirazinamida y etambutol. El tratamiento se estima para una duración aproximada de 2 meses. En el caso de los dos primeros fármacos, deben administrarse durante 9 y 12 meses; esto solo es para casos donde los pacientes presenten afectación espinal. Además en algunos casos se puede hacer uso de analgésicos, con la finalidad de aliviar algunas molestias.

Existen casos en los que las osteomielitis tuberculosas son resistentes a los medicamentos administrados; esto generalmente se relaciona con la presencia del virus VIH. De esta manera, no responde de manera satisfactoria al tratamiento. En muchos casos surgen las microbacterias que presenta resistencia a los fármacos-

Una cosa que inquieta a los médicos tratantes de este padecimiento, es la resistencia que pueden hacer las bacterias al tratamiento. A menudo esta resistencia se produce por el incumplimiento del tratamiento, así como por el uso de muy pocos medicamentos y las pruebas de sensibilidad inadecuadas.

Es de hacer notar que, el uso de medicamentos para tratar la enfermedad es suficiente cuando el daño vertebral no es extenso y la médula ósea no se encuentra comprimida. En las situaciones en las que surge algún absceso, la inflamación que rodea a la vértebra se desvanece con tratamiento. Esto elimina por completo la opción de desbridamiento quirúrgico. Durante las terapias de quimioterapia, la zona que presenta daños se inmoviliza a través de ortesis. En el caso de que siga presente el dolor o la hinchazón, se debe proceder a la cirugía.

Es importante señalar que, cuando la enfermedad se encuentre en una etapa bastante avanzada, se procederá a realizar la fijación de la columna vertebral. Para la realización de este procedimiento, se decide por la inserción  de un injerto óseo bien sea anterior o posterior. Esta es la razón por la que se hace necesario que el diagnóstico se efectúe en las etapas más tempranas de la enfermedad. Es así, como se evita realizar una cirugía, ya que se puede evitar cualquier complicación a través de la administración de medicamentos adecuados.

Como ya dijimos la cirugía es la opción que se plantea cuando se presentan complicaciones. Además, solo está indicada en los casos en que el tratamiento indicado no muestre resultados, y el paciente solo empeore su condición. Esta también es recomendada principalmente en las situaciones en los que se presente afecciones neurológicas.

Otras de las situaciones en las que se hace necesaria la cirugía son: para drenar un empiema, un taponamiento cardíaco así como un absceso en el SNC, el cierre de fístulas broncopleurales, resecar un intestino infectado y descomprimir un aplastamiento vertebral

Complicaciones

Cuando la tuberculosis pulmonar no es trata de forma adecuada, se presentan complicaciones, resultando una de las más fuerte la relacionada con los déficits neurológicos; se involucran especialmente la compresión medular debida en la mayoría de los casos a la extensión de la infección al espacio epidural. También pueden ser causados por deformaciones de la columna. La mielitis y la radiculitis son otras dos formas de complicación de la enfermedad debidas a invasión directa de las estructuras neurales. Se consideran raras en estos casos.

Referencias|

  • Enfermedad de Pott. Wikipedia. Consulta en febrero de 2019.
  • Spinal tuberculosis. NCBI. Consultado en febrero de 2019.