Síndrome de descompresión

Introducción

En la historia, se han descubierto una cantidad abrumadora de enfermedades de diferentes tipos, y algunas de estas, a pesar de haber sido descubierta hace muchos años atrás, todavía quedan muchos misterios alrededor de ellas, en el caso del síndrome de descompresión, está es una enfermedad interesante y realmente peligrosa, que se conoce desde hace mucho tiempo, y por fortuna, se conoce mucha información valiosa de esta enfermedad.

En esta oportunidad, es importante mencionar que, muchas enfermedades o problemas de salud, son provocados como consecuencia de la realización de alguna actividad física, por esta razón, siempre se deben cumplir con todas las medidas de seguridad necesarias a la hora de realizar cualquier actividad física, con el objetivo de no convertir una experiencia recreativa y revitalizante, en una tragedia.

¿Por qué se menciona lo anterior?, porque el síndrome de descompresión está relacionado con una de las actividades deportivas más increíbles e impresionantes en todo el mundo, a pesar de que, a una cantidad importante de personas les da mucho miedo, estamos hablamos del buceo, una actividad que permite explorar un mundo maravilloso, el cual, sigue guardando muchos misterios, y por esta razón, es una de las actividades más populares a nivel mundial.

Por supuesto, el buceo también tiene muchos riesgos, por esta razón, para poder llevar a cabo esta actividad, es necesario cumplir con absolutamente todas las medidas de seguridad establecidas, porque, aunque sea un actividad muy gratificante, la persona que la realiza, corre el riesgo de perder la vida si no cumple con todas las medidas de seguridad.

Una de las posibles consecuencias que pueden aparecer, cuando no se cumplen las medidas de seguridad establecidas para realizar buceo, es precisamente el síndrome de descompresión, esto quiere decir que, es una enfermedad que vale la pena tener en cuenta, y conocen todo lo que se pueda sobre ella, especialmente, si es fanático del buceo, o tiene ganas de experimentar esta atractiva actividad.

Qué es el síndrome de descompresión

Por supuesto, lo primero que debe conocer sobre esta enfermedad es su definición, es decir, de que se trata realmente este síndrome, a partir de este conocimiento, podrá comenzar a entender mucho mejor todo lo relacionado con él, a pesar de que ya se le mencionó mucha información importante, la cual, debe tener presente.

El término síndrome de descompresión, es utilizado para referirse a la enfermedad conocida en el área de la medicina como embolia gaseosa, esta enfermedad aparece por una disminución violenta de la presión atmosférica.

La principal característica de este síndrome, es la aparición de pequeñas burbujas e inflamación por debajo de la piel, aunque, también se caracteriza por la aparición de dolor en diversas partes del cuerpo, cabe destacar que no se trata de un dolor leve, este dolor es realmente intenso.

Es importante mencionar que, el síndrome de descompresión, también es conocido por otros nombres, estos otros nombres son los siguientes: enfermedad de los buzos o mal de presión.

La primera vez que se observó este problema fue en el año 1841, este hecho ocurrió cuando unos buzos que necesitaban permanecer un largo periodo de tiempo sumergidos, comenzaron a notar unos extraños síntomas en el momento en el que volvían a la condición atmosférica normal, algunos de estos síntomas inusuales eran mucha debilidad en general, miembros del cuerpo adormecidos, entre otros mucho más graves.

En ese momento, los médicos encargados de atender los casos, realmente no estaban seguros de la causa de esos síntomas, porque era algo muy inusual, pero, curiosamente, si descubrieron una forma de tratar los síntomas.

La idea de los médicos, consistía en introducir al paciente en una cámara de alta presión, con el objetivo de que esta pudiera disminuir la presión de una forma lenta y progresiva, hasta el punto de alcanzar la presión a nivel del mar.

Ese descubrimiento en particular, influyo en el nombre que se le dio a este problema, es decir, enfermedad descompresiva o de la descompresión.

En la actualidad, se conocen diferentes estudios realizados a esta enfermedad, los cuales han sido de mucha ayuda, porque se han logrado hacer muchos avances importantes con respecto al verdadero origen de este síndrome.

Según los estudios antes mencionados, este síndrome aparece por la formación de burbujas de gas inerte en el interior del cuerpo de la persona, en este caso en particular el gas inerte involucrado es nitrógeno.

El nitrógeno se encuentra disuelto, aunque inactivo, en la sangre, por lo que no representa ningún peligro para la salud, mientras está se mantenga en la presión atmosférica a la que está acostumbrado en la superficie terrestre, porque, esto cambia de forma radical cuando se hace una inmersión en el mar.

La explicación de la aparición de este síndrome es muy interesante, y se debe comenzar explicando lo que sucede cuando la persona desciende al fondo del mar.

En el momento en el que la persona desciende, la presión atmosférica aumenta de una forma sostenible sobre el cuerpo, esto produce un incremento de las presiones parciales del gas en la sangre, también en los alveolos pulmonares y los tejidos, estos incrementos provoca una absorción y dilución del mismo en el organismo, a esto se le conoce comúnmente como fase de saturación.

La cantidad de gas absorbida por el cuerpo, viene siendo proporcional a la presión parcial del gas, esto según lo estipulado en la ley de Henry, es decir, el tiempo de exposición, la profundidad, la temperatura, el riego sanguíneo, entre otros factores, tendrán una influencia directa en el grado de saturación que alcance en el cuerpo de la persona que se sumerge.

Cuando la persona termina bucear, y necesita ascender a la superficie, ocurre exactamente todo lo contrario a lo ya mencionado, es decir, se invierte el gradiente de presión y los gases son liberados de los tejidos, y estos salen a la sangre y los pulmones, este proceso es comúnmente conocido como fase de desaturación.

Es importante tener en cuenta que, todo el gas sobrante, necesita ser liberado lentamente, por esta razón, se han establecido tiempos de ascenso, los cuales, dependen de la profundidad y la duración de la inmersión.

En caso de que los plazos establecidos no se respeten, y la liberación del gas se produzca de una forma muy rápida, entonces se produce la sobresaturación crítica, lo que provoca que se formen peligrosas burbujas en el interior del cuerpo, todo este proceso, es muy parecido a lo que sucede cuando se abre una lata de refresco que contenga gas a presión.

Existen algunos datos que no se pueden dejar de mencionar, como por ejemplo: si el exceso de nitrógeno sigue disuelto en los tejidos corporales, por al menos 12 horas después de cada inmersión, entonces, los que realicen inmersiones repetidas el mismo día, tienen un mayor riesgo de manifestar el síndrome de descompresión, en comparación con aquellos que solo realicen una única inmersión.

También se debe mencionar que, existe la posibilidad que se formen burbujas de nitrógeno en los vasos sanguíneos pequeños o hasta en los propios tejidos, por lo que, los tejidos que contienen un alto contenido graso, como los del cerebro y la médula espinal, suelen ser los más afectados, ya que, el nitrógeno se disuelve en la grasa mucho más rápido.

Otro dato a tener en cuenta, tiene relación con las personas que realizan un viaje aéreo inmediatamente después de haber realizado una inmersión, este escenario es muy común al final de las vacaciones de muchas personas, si realiza la acción antes mencionada, entonces se expone a una presión atmosférica todavía más baja, lo que aumenta mucho la probabilidad de manifestar el síndrome de descompresión.

En términos generales, se puede presentar una lista con los factores que aumentan las probabilidades de sufrir el síndrome de descompresión, por lo tanto, es muy importante que tenga en cuenta la siguiente lista:

  • Algunos defectos cardíacos.
  • Sobre esfuerzo.
  • Ascenso demasiado rápido mientras bucea.
  • Agua a temperaturas muy bajas.
  • Deshidratación.
  • Tomar un vuelo después de bucear.
  • La profundidad de la inmersión.
  • El tiempo que pase en un ambiente presurizado.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Personas de edad avanzada.

Síntomas del síndrome de descompresión

Es importante conocer los posibles síntomas que pueden presentar las personas afectadas por este síndrome, porque de esta forma, la misma persona podrá identificarlos en su momento, y en este caso, debe considerar que los síntomas de este síndrome, se manifiestan de modo más lento que los del barotrauma pulmonar.

Alrededor de la mitad de las personas con esta enfermedad, suelen presentar síntomas después de una hora de salir a la superficie, mientras que, un 90% de estas personas, comienzan a manifestar los síntomas después de haber transcurrido unas 6 horas.

Por lo general, todos los síntomas se presentan de forma gradual, y no solo eso, también tardan algo de tiempo en alcanzar su punto máximo.

Entre los primeros síntomas que se pueden manifestar, se encuentran los siguientes:

  • Vaga sensación de malestar.
  • Inapetencia, esto quiere decir que la persona siente falta de apetito.
  • Cefalea, es decir, la persona sufre de dolores de cabeza intensos y constantes.

Los síntomas antes mencionados, son considerados como síntomas generales, pero, esta enfermedad se divide en dos tipos, y dependiendo del tipo que afecta a la persona, dependerán la intensidad de los síntomas, así como también, algunos síntomas adicionales.

  • Síndrome de descompresión de tipo I (menos grave).Este tipo también es conocido como forma musculo esquelética, por lo general, las personas afectadas suelen presentar dolor en las articulaciones, tanto de los brazos como de las piernas, en la espalda o en los músculos, en muchos casos, no es sencillo localizar la zona concreta.

Al principio, este dolor puede ser leve o intermitente, pero, existe la posibilidad de que, al pasar un poco de tiempo, el dolor vaya intensificándose con rapidez, hasta el punto de ser intenso, algunos describen este dolor intenso como si algo estuviera perforando su hueso, cabe destacar que, el dolor empeora con el movimiento.

Otros de los síntomas, aunque son menos comunes, que pueden presentar las personas afectadas por el síndrome de descompresión de tipo I, son los siguientes:

  • Erupción cutánea.
  • Inflamación de los nódulos linfáticos.
  • Fatiga extrema.

Aunque estos otros síntomas no son potencialmente mortales, si pueden dar paso a problemas realmente peligrosos.

  • Síndrome de descompresión de tipo II (más grave). La persona afectada por este tipo, suele presentar síntomas neurológicos, estos síntomas pueden ir desde un leve entumecimiento hasta parálisis total y la muerte, esto aparentemente se debe a que, en estos casos, la médula espinal se ve especialmente afectada.

Existen algunos síntomas que pueden indicar la afectación de la médula espinal, entre estos síntomas se encuentran:

  • Entumecimiento.
  • Hormigueo.
  • Debilidad.

Debe tener en cuenta que, se puede presentar una combinación de los 3 síntomas mencionados, y todos pueden presentarse en los brazos, en las piernas o, en algunos casos, en las cuatro extremidades.

En estas personas afectadas, la debilidad leve o el hormigueo, puede avanzar en cuestión de horas hasta convertirse en una parálisis irreversible, así de grave puede ser el síndrome de descompresión de tipo II, además, se puede presentar incapacidad para controlar la orina o defecar, también es muy frecuente el dolor en la espalda y el abdomen.

Las personas con este tipo del síndrome, también presentan síntomas que afectan al cerebro, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Confusión.
  • Dificultad para hablar.
  • Visión doble.
  • Pérdida de consciencia, aunque este síntoma en particular, suele presentar en muy pocos casos.

Además, pueden sufrir problemas en el oído interno, entre los cuales se pueden mencionar:

  • Vértigo severo.
  • Zumbido en los oídos.
  • Pérdida de la audición, este síntoma se puede manifestar cuando los nervios del oído interno se ven afectados.

Aparte de todo lo mencionado, también se pueden presentar algunos síntomas de afectación pulmonar, esto aparecen por la burbujas de gas que viajan a través de las venas hacia los pulmones, entre estos síntomas se pueden mencionar tos y dolor torácico, desafortunadamente, estos síntomas que suenan poco problemáticos, pueden empeorar de manera progresiva, hasta llegar al punto de convertirse en una constante dificultad para respirar.

Los casos graves, sino son tratados a tiempo, pueden acabar en shock, e incluso muerte.

No se pueden dejar de mencionar que, existen algunos efectos tardíos de este síndrome, como la osteonecrosis disbárica, también conocida como necrosis ósea avascular, este efecto se trata de la destrucción de tejido óseo, especialmente en el área del hombro y la cadera.

La osteonecrosis disbárica provoca un fuerte dolor persistente e incluso discapacidad, aunque, este tipo de lesiones no suelen presentar en aquellas personas que bucean con fines recreativos, más bien, en personas que suelen trabajar en un ambiente de aire comprimido o en los buzos que trabajan en un entorno submarino.

Estos trabajadores suelen encontrarse expuestos a una presión elevada durante largos periodos de tiempo, e incluso, pueden llegar a desarrollar la enfermedad sin detectar dolor músculo esquelético.

Las lesiones óseas, así como también las de las articulaciones, generalmente progresan de forma gradual al transcurrir meses o años, hasta el punto de convertirse en una artritis grave e incapacitante, en el caso de que se llegara a producir una lesión articular grave, el único tratamiento que se puede aplicar para estos casos, es la sustitución de la articulación.

En el caso de los problemas neurológicos crónicos, estos suelen aparecer cuando el tratamiento de los síntomas de la médula espinal no se realiza a tiempo o bien, cuando no es el adecuado. Aunque, en algunos casos, la lesión puede ser tan grave, que es imposible de corregirla, ni siquiera aplicando un tratamiento apropiado.

Diagnóstico del síndrome de descompresión

Realizar un diagnóstico oportuno, siempre es necesario para la recuperación de un paciente afectado por cualquier enfermedad, este caso no es diferente, y por fortuna, el síndrome de descompresión, se pueden reconocer por la naturaleza de los síntomas y también, porque su aparición, se encuentra relacionada con el buceo.

Entre los exámenes que se pueden aplicar, con el objetivo de reforzar el diagnóstico, se encuentra la tomografía computarizada o la resonancia magnética nuclear, estas pruebas, pueden mostrar anomalías en el encéfalo o la médula espinal, pero en realizar no son tan confiables.

Aunque, si se sospecha la presencia de la enfermedad, es necesario aplicar la terapia de recompresión, antes de saber los resultados de la tomografía computarizada o la resonancia magnética nuclear, a menos que, el diagnóstico no esté del todo claro o, cuando la persona afectada se encuentra estable.

Si se sospecha que la persona está sufriendo de osteonecrosis disbárica, es necesario realizar radiografías, con el objetivo de diagnosticar este problema en particular.

Tratamiento del síndrome de descompresión

Mientras la enfermedad sea tratada a tiempo y de forma correcta, las personas afectadas suelen recuperarse sin ninguna complicación, según algunas estadísticas, alrededor del 80% de las personas afectadas, se recuperan por completo.

Si la persona afectada, tan solo presenta prurito, erupción cutánea y fatiga, generalmente no necesitan someterse al tratamiento de recompresión, aunque, no deben tomarse el problema a la ligera, necesitan permanecer bajo observación, porque existe la posibilidad de que aparezcan síntomas más graves.

Otro tratamiento que se puede aplicar, es la respiración de oxígeno puro a través de una mascarilla bien ajustada, aparentemente, este tratamiento tiene la capacidad de proporcionarle cierto alivio al paciente.

En los casos donde la medula espinal se ve afectada, es necesaria la aplicación de tratamientos reiterados con oxígeno en una cámara de alta presión, porque, estos parecen ayudar a algunas personas a recuperarse de estas lesiones, pero, como ya se mencionó, existen algunos casos muy graves, que ni aplicando este tratamiento, se pueden corregir.

Prevenir el síndrome de descompresión

Afortunadamente, se conocen varios métodos para evitar la aparición de este síndrome, por lo general, el buzo puede evitar este síndrome, restringiendo la cantidad total de gas que absorbe su organismo.

Es posible restringir la cantidad total de gas que absorbe el organismo, a través de las limitaciones en la profundidad y la duración de las inmersiones, hasta el punto de que la persona no tenga necesidad de hacer paradas de descompresión durante la etapa del ascenso, o bien, ascendiendo con paradas de descompresión, tal y como lo indican los textos autorizados.

En estos textos autorizados, las personas interesadas, pueden encontrar un patrón de ascenso, el cual, generalmente, le permite expulsar el exceso de nitrógeno sin causar lesiones.

Una cantidad importante de buzos, por lo general, son buzos más experimentados, suelen llevar consigo durante la exploración una computadora portátil sumergible, la cual, le puede ayudar a rastrear de forma continua la profundidad y el tiempo de permanencia debajo del océano.

Específicamente, la computadora se encargara de calcular la pauta de descompresión, para que pueda existir un retorno seguro hasta la superficie, también indica cuándo se deben hacerlas paradas para descompresión, por lo tanto, es una herramienta muy útil que no puede faltar, si se tiene planeado sumergirse demasiado, y por mucho tiempo.

Por supuesto, no todos tienen los recursos para adquirir una computadora que se pueda sumergir, por lo que, no tienen la posibilidad de guiarse por un gráfico o por pautas computarizadas para el determinar el mejor ascenso, por esta razón, muchos buzos, tienen la costumbre de realizar una parada de seguridad durante unos minutos, aproximadamente a 4 o 5 m de la superficie.

Claro que, aunque se aplique lo antes mencionado, todavía sigue existiendo el riesgo de manifestar el síndrome de descompresión, aunque, son pocos los casos de esta enfermedad provocados a inmersiones sin paradas, pero, se debe tener en cuenta que, la incidencia de la descompresión no ha disminuido, a pesar del uso de computadoras sumergibles.

La incapacidad de eliminar el riesgo de esta enfermedad por completo, quizás se deba a que, algunas personas, no respetan las recomendaciones que le dan las tablas o las computadoras, y esto es muy preocupante, porque sin importar toda la tecnología que posean, todo depende de cómo la utilice la persona.

Otras precauciones que también se pueden tener en cuenta, son las siguientes:

  • Si la persona lleva varios días de inmersiones, es recomendable pasar un periodo de 12 a 24 horas en la superficie antes de realizar un viaje aéreo o bien, antes de trasladarse a una zona de más altitud. El caso del viaje aéreo, es muy importante considerarlo, ya que, como se mencionó previamente, el buceo es una actividad muy común durante las vacaciones de muchas personas.
  • Las personas que se encuentran por completo recuperadas del síndrome de descompresión, necesitan abstenerse de practicar submarinismo, como mínimo, por un periodo de 2 semanas.
  • Las personas que ya han sufrido alguna vez este síndrome, a pesar de haber seguido todas las recomendaciones de la tabla de inmersión o bien, de la computadora, deben evitar el buceo por completo, hasta someterse a una evaluación médica meticulosa, con el fin de detectar los factores de riesgo que pudieron provocar la aparición de la enfermedad, como por ejemplo: la presencia de un defecto cardíaco.

Referencias:

  1. Síndrome de descompresión. Wikipedia. Consultado en mayo de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.