Síndrome de Adie

Introducción

Así como existen muchas enfermedades terribles en la actualidad, la mayoría de estas ni siquiera tiene cura aún, también existen otras enfermedades que, a pesar no de tener cura, no suelen ser tan terribles o problemáticas como algunas otras, un caso en particular puede ser el síndrome de Adie, que a pesar de no tener cura, las personas que la sufren pueden convivir con ella.

Esto no quiere decir que, no tenga sus respectivos problemas o complicaciones, solo que, al hacer una comparación con otro tipo de enfermedades, si se puede decir que, las personas que sufren el síndrome de Adie pueden convivir con esta enfermedad, teniendo el cuidado que le corresponde.

Qué es el síndrome de Adie

Aunque ya se le ha mencionado el síndrome de Adie, todavía no se ha dicho de qué se trata esta enfermedad, a pesar de no ser una enfermedad tan común, si se conocen detalles importantes, comenzando porque es una enfermedad neurológica, y consiste en la dilatación permanente de las pupilas, esto provoca que las pupilas no reaccionen a la luz o, solo reaccionan muy pocas veces.

Por definición, también se dice que, el síndrome de Adie, afecta al sistema nervioso autónomo.

Esta enfermedad tiene una característica en particular, que podría ser considerada muy interesante, se trata de la dilatación de la pupila, porque cuando las pupilas se encuentran dilatadas, presentan un tamaño mucho mayor del normal, entonces, al mantener una dilatación permanente, la pupila se mantiene de ese tamaño fuera de lo normal.

Lo normal es que, las pupilas se contraigan al exponerse a destellos de luz, pero, al no hacerlo o, al hacerlo muy pocas veces por efecto de esta enfermedad, como ya se mencionó, entonces se podría decir que la pupila es perezosa.

Es importante resaltar que, algunas veces, la pupila afectada por este síndrome, si reacciona al exponerse a destellos de luz, solo que lo hace muy lentamente.

Esta enfermedad neurológica recibe su nombre por el neurólogo británico William John Adie, aunque, también es conocida por otros nombres, los cuales son: Síndrome de Holmes-Adie, Pupila Tónica y Pupila miotónica.

No se puede dejar de mencionar que, esta enfermedad es considerada benigna, intrínseca y aislada. Es importante mencionar lo que significa la palabra benigna, porque esto quiere decir que, esta enfermedad se trata de una afección que no es cancerosa.

Síntomas del síndrome de Adie

Aunque ya se le mencionó el síntoma principal de esta enfermedad, este no es el único síntoma que pueden presentar las personas con el síndrome de Adie, además, antes de mencionar los distintos síntomas, es muy importante aclarar que, en la mayoría de los casos, la enfermedad se produce de forma unilateral, esto quiere decir que, solo afecta a uno de los ojos.

Por supuesto, al decir que es unilateral en la mayoría de los casos, quiere decir que la enfermedad si puede ser bilateral, es decir, puede afectar a los dos ojos al mismo tiempo, solo que estos casos no son tan comunes.

También es importante volver a destacar el principal síntoma o característica, que presentan las personas con el síndrome de Adie, la cual es, la falta de reacción a la luz por parte de la pupila o bien, cuando logra reaccionar, lo hace muy lentamente.

Ahora bien, aparte de ese síntoma, también se encuentran otros 3 síntomas que, por lo general, aparecen con esta enfermedad, se podría decir que, estos son los síntomas que definen esta enfermedad.

Estos 3 síntomas son los siguientes:

  • Falta o disminución del reflejo de los tendones del ojo.
  • Sufren de diaforesis, esto significa exceso de sudoración.
  • Aumento del tamaño o dilatación de la pupila, síntoma previamente mencionado en la definición de este trastorno como una característica muy interesante, deben conocer que este síntoma se llama Midriasis.

Al decir que estos 3 síntomas definen esta enfermedad, se debe a que, si una persona los presenta, podría significar que sufre del síndrome de Adie.

También debe conocer una serie de síntomas que, pueden indicar que la persona sufre esta enfermedad, al conocer estos síntomas, puede evitar que la enfermedad lo tome por sorpresa, por lo tanto, esta serie de síntomas son:

  • Comienza a presentar una forma irregular en la pupila.
  • Sufre de cefaleas o dolor de cabeza constante.
  • Comienza a sufrir de fotofobia, esto es la intolerancia anormal a la luz, debido a que le produce molestia o dolor.
  • Comienza a presentar visión borrosa a corta distancia, y no solo eso, también comienza a tener dificultar para enfocar, e incluso para leer.

Si usted o alguna persona cercana, comienza a presentar alguno de estos síntomas, deben asistir lo más rápido posible a un médico especialista, para poder realizar un diagnóstico temprano, por supuesto, estos otros síntomas pueden estar relacionados con alguna otra enfermedad, pero, también existe la posibilidad de que sea síndrome de Adie.

Es muy importante que mantenga la calma si presenta todos o cualquiera de estos síntomas, porque si se comienzan a tomar decisiones a partir del miedo, lo más probable es que no sean muy buenas decisiones, como con cualquier enfermedad, es normal sentir miedo, pero, es importante actuar con calma para buscar soluciones.

Adicionalmente, no debe olvidar pedir ayuda a personas calificadas.

Causas del síndrome de Adie

A pesar de que, todavía no se conoce la causa exacta que provoca el síndrome de Adie, si se ha logrado averiguar algunas cosas muy interesantes, porque, según los estudios que se han realizado, los síntomas que presenta la pupila se deben a una infección de origen viral o bacteriana.

Esta infección provoca la inflamación y el daño en las neuronas del ganglio ciliar, cabe destacar que, estas neuronas le proporcionan el control del iris, y en algunos casos, las personas afectadas por esta enfermedad, experimentan problemas con el control autónomo de su cuerpo.

Estos problemas con el control autónomo de su cuerpo, se debe al daño que, la misma enfermedad, puede provocar a los ganglios que se encuentran en las raíces dorsales de la medula espinal.

A pesar de que, esta enfermedad puede ser considerada como algo aislado, este síndrome puede manifestarse a causa de otra enfermedad, tales como: la neurosífilis, el síndrome de Guillain-Barrré, la diabetes en un estado avanzado, el síndrome de Shy-Drager, la sarcoidosis, la amiloidosis, el síndrome de Charcot-Marie-Tooth, entre otros síndromes paraneoplásicos.

Además, debe considerar que, existe un síndrome llamado síndrome de Ross, el cual, suelen confundir mucho con el síndrome de Adie, porque presenta las mismas características en la pupila, solo que, el síndrome de Ross, tiene otros síntomas como hiporreflexia y anhidrosis, los cuales son provocados por una disfunción autonómica postganglionar en los nervios del cráneo.

Por estas razones, es tan importante asistir con un verdadero especialista en el tema, porque la enfermedad puede ser mal diagnosticada, y esto suele traerle muchos problemas al paciente, porque, en la mayoría de los casos, las enfermedades deben ser tratadas de forma diferente, e incluso, si el tratamiento puede ser parecido, siempre será mejor recibir el diagnóstico correcto.

Según algunas estadísticas, esta enfermedad afecta mayormente a mujeres que se encuentran entre los 20 y los 40 años de edad.

Diagnóstico del síndrome de Adie

Anteriormente, se le mencionó lo importante que resulta un diagnóstico correcto, por lo tanto, debe saber las formas que existen para diagnosticar esta enfermedad.

Para realizar el diagnóstico, se puede recurrir a un examen clínico que pueda demostrar que existe una parálisis del esfínter del iris y/o, si se pueden observar movimientos vermiformes del iris.

En el examen clínico, se utilizan dosis reducidas de pilocarpina, esto es colirio diluido, para encoger la pupila tónica, esto es posible, porque existe una hipersensibilidad a la enervación colinérgica, si la pupila se encontrara normal, entonces no se constreñirá ante la dosis de pilocarpina que se utilice.

Otros métodos, que pueden complementar el diagnóstico, pueden ser los escaneos de resonancia magnética nuclear y los escaneos de tomografía axial computarizada, con la ayuda de estos procedimientos, se puede realizar un análisis más completo de los reflejos focales hipoactivos.

Cualquier examen que se pueda realizar, siempre debe ser bienvenido, porque entre más información se tenga, mejor será el diagnóstico.

Los médicos especialistas para realizar estos diagnósticos son los oftalmólogos.

Tratamiento del síndrome de Adie

A pesar de que, la mayoría de las enfermedades, requieren un tratamiento específico, para que el paciente pueda mejorar, en el caso del síndrome de Adie, se debe destacar que, esta es una enfermedad benigna, que no requiere de tratamiento, aunque suene algo inusual, es la verdad de este síndrome, no existe la necesidad de que sea tratado.

En la mayoría de los casos registrados, las personas han podido convivir con la enfermedad sin presentar mayores complicaciones, es decir, la enfermedad no provoca grandes alteraciones en su vida cotidiana, por supuesto, este síndrome si le provocara algunas dificultades para leer.

Otro detalle importante es en la parte estética, porque la característica principal de este síndrome, es decir, las pupilas con un aspecto diferente, pueden causarles problemas de autoestima a algunas personas, esto puede ser considerado como algo normal, ya que las personas que tienen un aspecto diferente, suelen sentir que no encajan en la sociedad.

Estos problemas de autoestima pueden ser tratados con terapias o con un fuerte sistema de apoyo, y esto no siempre es un problema, porque si hay personas que se sienten seguras de sí misma, sin importar el aspecto que tenga, y esa es la actitud correcta, una persona no necesita parecerse a todos los demás para encajar en la sociedad.

Cada persona es única, y esa característica tan particular del síndrome de Adie, solo hace que la persona se vea un poco diferente a las demás, y eso no tiene nada de malo.

Claro que, si la persona desea conocer algún tratamiento general, o más bien, la mejor forma de convivir con esta enfermedad, debe saber que, puede usar lentes/gafas de lectura al momento de leer, y también lentes/gafas de sol, cuando necesite salir de día, estos le ayudaran a protegerse de la luz del sol, especialmente, en los momentos que se encuentre muy intensa.

Tenga en cuenta que, los lentes/gafas de lectura deben ser especiales para la situación, porque si solo está presentando la enfermedad en un ojo, como ocurre comúnmente, necesita las gafas adecuadas para leer.

También puede usar la pilocarpina o colirio, no solo es útil para realizar el diagnóstico de la enfermedad, porque al ayudar a que se contraiga la pupila, puede ser usada diariamente para poder realizar el proceso de contracción de lapupila con regularidad, generalmente, recomiendan aplicar las gotas 3 veces al día.

Esto lo puede consultar con el médico tratante también, porque, dependiendo de la situación, le puede recomendar que use la pilocarpina más o menos veces al día.

Pronóstico de las personas con síndrome de Adie

Como ya se le viene hablando, las personas pueden convivir sin problemas mayores con esta enfermedad, es decir que, generalmente, las personas que sufren el síndrome de Adie, pueden seguir con sus vidas, adaptándose lo más posible a la situación que está presentando su ojo, o sus ojos si el problema es en ambos.

Más allá de solo seguir con sus vidas y adaptarse, las personas con esta enfermedad, pueden seguir realizando o empezar, cualquier tipo de capacitación profesional sin problemas, esto para nada es un obstáculo para capacitarse, ni tampoco para trabajar.

La vida de las personas con esta enfermedad no se encuentra en riesgo, de hecho, no existe índice de mortalidad relacionado con esta condición, más sin embargo, debe tener presente que, la perdida de los reflejos en el tendón interno, que provoca esta enfermedad, no desaparecen, es decir, es algo permanente.

Incluso, esta pérdida de los reflejos en el tendón interno, puede llegar a empeorar con el paso del tiempo, a pesar de cómo se mencionó, no es algo mortal, pero, si es una dificultad, a la cual, la persona debe adaptarse tanto como le sea posible.

A pesar de que, existe la posibilidad de que este problema empeore, tampoco es algo tan común que ocurra, lo importante es que la persona tenga la información para estar preparado, ante cualquier situación que se pueda presentar.

Fuente| Wikipedia | GARD |

2 thoughts on “Síndrome de Adie

  1. Zully

    Muy interesante está información.
    Yo tengo Sindrome de Adie. Empecé a buscar médicos desde los 12 años, y nadie pudo diagnosticar que padecía ya que este enfermedad es inusual. Sufria de fuertes migrañas, pupilas siempre dilatadas, sensibilidad a la luz natural, miraba borroso de lejos y oscuro de un ojo, sin reflejos en los tendones, sentia mucho cansancio, a veces perdia dominio sobre mis piernas o el brazo izquierdo y problemas con desviacion en un disco en la espalda. Hasta que a los 18 años conoci una maravillosa oftalmologa y un neurocirujano que trabajaron juntos y finalmente me diagnosticaron sindrome de adie. Me siento mucho mejor de conocer y saber que ocurre dentro de mi cuerpo. Uso gafas para leer y me protegen de la luz natural. Uso medicamentos para las migrañas y el dolor en la espalda. Hago ejercicio para tratar de mantener activo mi dominio en el cuerpo. Me he acostumbrado a mi estilo de vida, trato de sobrellevar una vida normal sin que nada más me afecte y aceptó mi condición y mi cuerpo tal y como soy!

    1. Fabiana

      Yo también tengo síndrome de Adie, la verdad le resté importancia y casi lo olvidé pero luego de dos años le empiezo a echar la culpa de mis dolores de cabeza! Bueno mi visión borroSa en ocasiones siempre me vuelven a traer en mente este síndrome… creo que necesitaré de anteojos!! Mi inquietud real últimamente es que he notado que el párpado de la pupila tónica ha empezado a caer, sin duda está más abajo que el otro ojo! Que podrá ser? Me tengo que preocupar? Saludos desde Chile!

Comments are closed.